Blog

BROTACIÓN DE LA VIÑA

En primavera comienza la brotación, es decir, la aparición de los brotes nuevos en la planta. En este momento se vigila con atención la aparición de las plagas. Los principales males que afectan a la vid son de origen atmosférico (heladas, granizos, etc...) o producidos por ataques de insectos y hongos.

Frente a los primeros, es muy poco lo que podemos hacer. Las heladas de primavera son producidas por vientos polares que producen una bajada brusca de la temperatura. Los daños se deben principalmente a la formación de hielo en los tejidos ricos en agua, pudiéndose observar roturas y necrosis; puede destruirse totalmente la vegetación herbácea: hojas, brotes, inflorescencias, etc. Las heladas precoces pueden afectar a las yemas que han iniciado su actividad, pudiéndose producir una brotación posterior de brotes secundarios y yemas de la corona. A veces puede producirse una pérdida total de cosecha. 

En cuanto al control de plagas, los tratamientos de prevención son la mejor fórmula de lucha.  Las principales plagas y enfermedades que afectan al cultivo del viñedo son oídio, mildíu, podredumbre gris, excoriosis, yesca, entrenudo corto infeccioso, araña roja y amarilla, nematodos, polilla del racimo y piral. Afortunadamente las características geográficas y climáticas de nuestra D.O., influyen de manera decisiva sobre la mayoría de los organismos patógenos impidiéndoles desarrollarse, no llegando por tanto a crear problemas fitopatológicos, circunstancia que se ve favorecida por la aplicación de unas prácticas agrícolas tradicionales.

 

<< Go back to the previous page