Blog

DESAFÍOS DEL CAMBIO CLIMÁTICO II


Cómo mencionamos en anteriores post el cambio climático puede traer diversas consecuencias, incluso alguna positiva, aunque resulte pecado mencionar tal afirmación.

El aumento de temperaturas ha ayudado a producir algunas de las mejores cosechas de los últimos años. Este aumento es tan pronunciado, que aunque llueva, el calor no es absorbido y por tanto reducido, y es ese calor el que ayuda a que las uvas maduras desarrollen azúcares, ácidos y taninos. Cuanto más temprana es la cosecha, mayor es la probabilidad de obtener vinos de calidad. Ahora bien, aunque esto de beneficios a corto plazo, a la larga supone un proceso peligroso y difícil de parar, en el que será necesario adaptarse o morir.

Parte de los problemas negativos del cambio climático han empezado a aparecer. Los agricultores son más conscientes del medio ambiente que casi cualquier otra persona. Las uvas no son un cultivo cualquiera, el vino es un producto donde las sutilezas importan. Temperaturas anuales altas ya producen fruta con más azúcar y menos ácido, resultando vinos con un 1-2 % más de alcohol.

Según va calentando el clima, la vid acelera su crecimiento y generación de azúcares, por lo que queda desasociado el crecimiento con el sabor y aroma. El punto perfecto de la uva se vuelve cada vez más estrecho y tarde o temprano acabaremos alcanzando un nivel dónde ciertas variedades no se puedan cultivar en ese clima.

<< Go back to the previous page