Blog

DÓNDE NO HAY VINO, NO HAY AMOR

Y no es que lo digamos nosotros, sino que es algo que se le ocurrió a Eurípides. El vino y una buena compañía siempre mejoran la cena. Por eso este año te proponemos que te atrevas a brindar por Cupido sin salir de casa. Prepara algo rico, crea un ambiente acogedor, añádele unas velas, algo de música y ponte guapo/a porque la ocasión lo merece. ¿No me digas que no te apetece?.
Si no sabes qué preparar te pasamos unas ideas que te pueden sacar del apuro. Para calentar motores unos sencillos entrantes acompañados de un blanco como por ejemplo unas tostas de salmón ahumado con salsa de eneldo, mostaza y miel o un guacamole mexicano.
Para el plato principal puedes seguir con el blanco o inclinarte por un rosado. Es una opción muy típica. Su color lo convierte en el vino del amor. Para acompañar unos spaghetti dell´Ubriacone o un risotto alla parmigiana. Si optas por pescados, un cebiche de corvina y pulpo puede ser interesante y si eres más de carnes debes optar por un vino tinto que es un vino más calmado, para parejas más asentadas, que disfrutan de una relajada conversación sobre sus vidas.
El remate es esencial. Un delicioso postre y tendrás enamorada a tu pareja. Unos clafoutis de fresas, coulant de chocolate o el infalible tiramisú más un vino de licor o un espumoso sería el colofón final a una velada perfecta.
Lo demás lo dejamos de tu parte, pero cree firmemente que después de esta cena el cruce de miradas será una verdadera declaración de intenciones…

<< Go back to the previous page