Blog

EL SACACORCHOS

Utilizar un buen sacacorchos es indispensable, ya que el corcho es una materia viva que mantiene la conexión óptima del vino con el exterior. Hay tres tipos comunes: el simple, constituido por un mango de madera dura de nogal o haya y una espiral metálica; el plegable, de uso muy frecuente en hostelería y el de alas, que es el de uso más doméstico.

Y aunque el utensilio es importante, la técnica no es menos. Por favor, no nos peleemos con las botellas sólo por descorcharlas. No son necesarios movimientos bruscos, sólo suaves. Nuestro objetivo es evitar roturas innecesarias del corcho, que es el que nos va a dar la primera información del vino. He podido ver a profesionales y alumnos de Escuelas de Hostelería incapaces de descorchar una botella de forma adecuada. Es vital que nuestros hosteleros, en especial, los nuevos hosteleros, dediquen un espacio de tiempo en sus estudios y en su práctica, al arte de servir un vino desde su descorchado hasta su servicio final en copa.

Pasos sencillos: utiliza un cortacápsulas o cuchilla para dejar un filo perfecto en la cápsula, coloca la punta de la espiral ligeramente inclinada, pincha y gira de forma suave sin atravesar totalmente el corcho y sube hacia arriba despacio, pero con firmeza.

Recuerda, el vino se descorcha con cariño.

<< Go back to the previous page