Blog

ELEMENTOS DEL VINO: alcoholes

Antes de comenzar la cata debemos de conocer los diferentes elementos constitutivos del vino, que nos servirán para estudiar el necesario equilibrio entre las distintas sensaciones causantes de la armonía en cada uno de los distintos tipos de vino; las expresiones y demás referencias que se utilizan en la cata en sus aspectos visuales, olfativos y gustativos.
Uno de estos elementos es el etanol o alcohol etílico, también conocido como alcohol vínico u ordinario, que nos ilustra sobre la graduación alcohólica, en volumen, de cada vino; metanol, conocido así mismo como alcohol metílico o de madera; glicerol, que es un compuesto que resulta de la combinación de una molécula de un aldehído con otra glicerina, con eliminación de la molécula de agua. El glicerol resulta más o menos abundante cuanto más tardía es la cosecha, sobre todo la que se conoce como vendimia podrida.
Las características organolépticas que los alcoholes pueden aportar a un vino están fijadas en la fase visual de la cata, determinando su grado de viscosidad en función de la mayor o meor rapidez de evaporación del alcohol, sobre la superficie laminada del vino en la pared de la copa. Es lo que normalmente se conoce como “lágrima”. En la fase gustativa del vino, se aprecia por su sabor dulce en función de su potencia alcohólica, a la vez que puede transmitir sensaciones de untuosidad (fluidez, ligereza, suavidad), así como un excesivo calor o quemazón.

<< Go back to the previous page