Blog

GUARDAR BOTELLAS ABIERTAS

El vino tiene capacidad para mejorar con el paso del tiempo mientras la botella está cerrada, sobre todo en el caso de los vinos tintos. Una vez abiertas las botellas, el oxígeno comienza a hacer efecto, y es cierto que en un primer momento esa aireación puede aportar sabor, ampliar aromas o llegar a reducir la amargura o acidez, pero una gran cantidad de oxígeno puede hacer que el vino se deteriore, y esto sucede cuando tenemos que guardar botellas abiertas.

Lo ideal es consumirlas en la velada, pero a veces no siempre hay un número de comensales determinado para que esto suceda, por lo que hay que optar por guardar y no por tirar. Piensa que siempre le puedes dar uso incluso en tus comidas.

La duración del vino una vez abierto es muy relativa. Los vinos jóvenes pueden durar más que los vinos viejos. Los vinos blancos, apropiadamente cerrados y refrigerados, duran más que los tintos.

Los expertos recomiendan adquirir un Vacuvin, que es un aparato que resella los vinos para preservarlos con corchos especiales. Por ello no guardes una botella un mes, ya que más de 2-3 días no sería recomendable para degustarla, aunque hasta 7 días podrías añadirla a tus guisos.

El vino se puede guardar en el refrigerador usando su propio corcho. Por lo general el tinto perderá antes sus sabores y aromas debido a su composición.

El mejor consejo, descorchar la botella, disfrutarla y acabarla...!

<< Go back to the previous page