Blog

HACIA LA CULTURA DE VINOS...

Cualquier excusa es buena para tomarte un vino, ya sea en buena compañía o solo, da igual, pero disfrútalo desde la moderación y el placer de sentir lo que te transmite.
Somos uno de los grandes países productores del mundo, donde se elaboran unos vinos que enamoran por donde van, pero  estamos dejando de consumir. Antes no había casa en la que no se colocara la botella de vino en la mesa en todas las comidas y no eran unos alcohólicos, sino que lo consideraban como parte de su dieta. El vino es alimento, pese a lo que muchos se empeñan por destrozar y demonizar. Se ha consumido desde tiempo ancestral y la Humanidad ha seguido avanzando, ¿por qué ahora hay que dejar de consumirlo de forma tan radical?, ¿qué ha cambiado?. Si cualquier especialista habla de los perjuicios del alcohol para la salud siempre lo relacionan con la imagen de una copa de vino, es algo curioso, ya que hay pocos casos de alcoholismo que tengan, hoy, su origen en el vino.
Es cierto que se ha perdido la habitualidad de consumirlo en todas nuestras comidas por una serie de factores, pero lo interesante es que puede maridar millones de tus momentos cotidianos y de ocio.
El vino consumido con la moderación y sensatez, que se presume en cualquier adulto, y comprendiendo lo que se está tomando, es una compañía social y gastronómica. Tiene efectos saludables cuando se consume de tal forma y hay un amplio consenso en la Ciencia a nivel internacional sobre los beneficios del consumo de vino en personas sanas.
El principal reto del sector es convencer al público de todas estas bondades y de que el vino se centra en la mejora de pequeños momentos, no como protagonista, sino dando relevancia a las personas.
Debemos de pasar de ser un país de tradición de vino, a ser un país de CULTURA DE VINO.

<< Go back to the previous page