Blog

¿ES IMPORTANTE LA AÑADA?

La añada de un vino hace referencia exactamente al año en que las uvas con las que se ha elaborado han sido recolectadas.
Si conocemos el año en el que se han vendimiado tendremos información sobre si su climatología anual ha sido más o menos favorable, es decir, si han crecido en condiciones óptimas o han sufrido desastres meteorológicos. La calidad de las uvas está ligada inevitablemente a la calidad del vino y a su vez es el resultado de un buen laboreo del terreno y de los factores climáticos que son cambiantes cada año, por eso no hay dos añadas idénticas.
Por lo general una buena añada resultará de un año en el que ha habido buena insolación, las lluvias no han sido excesivamente abundantes y han estado repartidas durante todo el año. En una mala añada puede que el verano haya sido especialmente lluvioso o que las heladas primaverales hayan sido duras.
La clasificación de las añadas se divide en:
E: EXCELENTE
MB: MUY BUENA
B: BUENA
R: REGULAR
D: DEFICIENTE

La información sobre la añada se suele encontrar en las etiquetas de forma habitual, aunque hay quien las plasma en la contraetiqueta o incluso en el corcho o en el cuello de la botella.

Siempre es una información orientativa sobre la calidad del vino, pero tampoco es factor decisivo a la hora de comprarlo. Un vino desprovisto de añada puede ser de la misma calidad o superior. La información es útil, pero no para tomarla como algo definitivo.

<< Go back to the previous page