Blog

INFLUENCIAS DEL CLIMA Y DEL TERRENO SOBRE LA VID

Entre las plantas cultivadas hay muy pocas que posean una amplitud de tolerancia mayor que la vid para las diversas condiciones meteorológicas. La más adecuadas son las de un clima templado, luminoso, es decir, de escasa o media nubosidad, más bien seco, de verano largo y de invierno no excesivamente riguroso.

Sin embargo, la vid vegeta muy bien y da excelentes frutos en climas mediterráneos, casi subtropicales, de inviernos cortísimos y fríos poco intensos como en el Levante español, y con madurez menos perfecta de los frutos en climas de verano corto y seco e inviernos muy rigurosos y largos como en Castilla León.

Por este motivo generalmente en toda España puede cultivarse la vid, excepto en las montañas. Se explica, en gran parte, esta amplísima adaptación de la vid a climas tan diversos por ser la vid un arbusto cuyas raíces pueden vivir cera de la superficie sin profundizar mucho, estando siempre en condiciones de buscar la humedad allá donde existe y vivir en condiciones variadísimas.

<< Go back to the previous page