Blog

LA MAGIA DE LA TRANSFORMACIÓN DEL MOSTO EN VINO

La transformación del mosto en vino es un proceso complejo, metódico y lleno de tecnicismos.
Una vez transcurridos los días necesarios para la fermentación alcohólica, como hemos visto en post anteriores, ¿el vino estaría listo para el consumo? ¡No!. Todavía queda mucho trabajo por hacer…
Llegados a este punto continuaremos con el proceso de fermentación maloláctica con el fin de disminuir la acidez del vino gracias a la transformación del ácido málico en láctico.
Posteriormente llegamos a la crianza. El papel de la barrica es fundamental para que el vino comience a adquirir su propia personalidad. Mientras el vino ser somete a la crianza se eliminarán todo tipo de impurezas y partículas en suspensión mediante los trasiegos.
Asimismo se llevará a cabo una fase de clarificación para obtener un vino limpio y pensado para sorprenderte.
La culminación de la crianza se produce en la botella. La propia botella de vidrio es una parte importante para que el vino termine de envejecer y se encuentre en su punto óptimo. Con el embotellado finalizaremos el proceso de elaboración de nuestros caldos.
Esperamos que con este pequeño resumen hayas podido aprender un poquito más sobre el largo trabajo en la elaboración de los vinos.
En cada labor diaria es fundamental el empeño y la pasión con la que se elabora para que todos los procesos se realicen adecuadamente, se mantengan a la temperatura adecuada y no se pierda la más mínima propiedad o matiz intentando llevar los mejores aromas a tu mesa. ¡No te pierdas la sensación!¿Disfruta del vino!. Es un placer…

<< Go back to the previous page