Blog

LA MINERALIDAD

Algunos tratan el concepto como puro marketing de venta. En los años 80,  Robert Parker comienza a introducir el término mineralidad en sus catas.  Este concepto se utiliza para descubrir las sensaciones sápidas percibidas.

Hay una diversidad de opiniones muy grande sobre este tema. Algunos piensan que está ligada directamente al suelo. Las cepas desarrollan sus raíces, que pueden llegar a ser muy profundas. A través de ellas se nutren, absorben el agua y los minerales que necesitan para vivir. Por eso, dependiendo de la riqueza o pobreza del suelo, esto repercutirá en la planta y composición de minerales, lo que puede llegar a repercutir en la calidad y perfíl organoléptico del vino.

Sin embargo, otros piensan que no hay ninguna relación entre la calidad del vino y el contenido nutricional en minerales del suelo. La planta de la vid no absorbe minerales complejos del suelo, sino agua, aniones y cationes que no poseen aromas.

Debido a la gran complejidad analítica de un vino, es difícil afirmar que el suelo es el único factor, también puede influir el metabolismo de la planta, el trabajo que realizan las levaduras en la fermentación, trabajos de bodega....

Aún queda mucho por definir científicamente sobre la mineralidad de los vinos. Es un factor discutible que varía de una persona a otra, pero lo importante es no confundir al cliente hasta que no se tenga una base más sólida.

<< Go back to the previous page