Blog

OBJETIVOS DEL SUMILLER

La figura del sumiller se está convirtiendo en imprescindible en los grandes establecimientos de restauración. Es una profesión que precisa no dejar de estudiar, catar, viajar...En la que no se debe perder nunca la sensibilidad por el producto vivo que se está catando y ofertando. El entrenamiento en la cata debe ser constante, con un alto grado de concentración en las elecciones, ya que el criterio del sumiller dependerá el maridaje perfecto. Él mejor que nadie conocerá los aromas, sabores, colores y estándares de calidad de su Bodega.

En los maridajes se debe tener en cuenta el menú, pero también el gusto del cliente. El sumiller debe hacer feliz al cliente. Elegir un vino es muy fácil y a veces también una gran responsabilidad, pero el sumiller debe aconsejar sobre la perspectiva del consumidor, teniendo en cuenta sus gustos y analizando adecuadamente la propuesta con la mayor honradez teniendo en cuenta los platos a degustar.

Es importante que el vino no se coma el plato, ni que el plato arruine el vino. Todo debe ser una relación armónica, ya que no existe un maridaje único, ni ideal, todo dependerá de la percepción de cada cual. Unas veces se juega con similitudes y otras con contrastes.

<< Go back to the previous page