Blog

OLER EL VINO

Muchas personas desconocen la importancia de oler el vino antes de catarlo, pero cualquiera que entienda un poquito sabrá que es uno de los primeros gestos a realizar cuando te sirven una copa. Los vinos están compuestos de aromas que determinan su complejidad, por eso es necesario tomarnos un tiempo para respirar el vino profundamente y sentirlo.

Se debe llenar la copa un tercio de su capacidad y agitarla suavemente, en este momento los aromas se impregnarán y se liberarán facilmente para que nuestro olfato los pueda percibir con mayor exactitud y así definir sus características y certificar su calidad.

Para que el olfato pueda realizar esta percepción es necesario que se trate de sustancias volátiles, que vuelen, que pasen a formar parte del aire. La mezcla de varias sustancias puede originar una sensación nueva y diferente, de la provocada por compuestos singulares.

No siempre el aroma que percibimos es apetecible. En muchas ocasiones es desagradable porque la botella puede estar dañada, en tal caso, no lo dudes, cambia de botella.

Aunque hay mucha técnica escrita sobre vinos, sólo hay una forma de conocerlos y de amarlos, y ésta reside en la cata.

<< Go back to the previous page