Blog

RECOLECCIÓN DE LA UVA DE MESA

La vendimia de la uva para fruta debe hacerse con especial esmero. La época de recolección se fijará según los años y también según el tiempo que ha de transcurrir hasta el consumo de la uva, para no entregar al consumidor frutos verdes, ni demasiados pasados.

Es muy importante tener en cuenta que la madurez conveniente para la uva no es precisamente igual a la fisiológica ni a la adecuada a la uva para vino, sino aquella en que se logran las mejores calidades en el aspecto del racimo con las de sabor y de aroma de las uvas, y estas calidades son muy variables según vidueños y según el gusto de cada mercado.

La vendimia ha de hacerse en días secos, pasada la hora de rocíos, cortando cuidadosamente los racimos con tijeras, sin tocar a los granos para no quitarles la pruina: ello es fácil en los racimos de cabillo largo, pues basta sujetarlos por su arranque con la mano izquierda y cortar, lo más cerca posible de la cepa, con tijeras que se accionan con la mano. En variedades de cepas con racimo de cabillo muy corto se llega hasta usar dos pares de tijeras, uno para cortar el cabillo y el otro para sujetarlo y llevar los racimos al cestillo o caja donde se recogen los vendimiados. Los cestillos o cajas deben ser de poca altura, porque no conviene amontonar mucho los frutos, y en el transporte no deben pesar uno sobre otro para no mostear las uvas.

<< Go back to the previous page