Blog

TRASLADO A LA BODEGA

Cortada la uva, ha de producirse su traslado a la bodega en las mejores condiciones posibles. Esta fase es esencial para el resultado final y una mala práctica puede echar por tierra el trabajo realizado durante meses.

Como normal general, las prácticas para una vendimia de calidad incluyen que los racimos lleguen a la bodega lo más intactos posible, pues cualquier rotura se traduce en una pérdida de mosto y en fermentaciones y podredumbres que afectan a la calidad de la uva. Las buenas recomendaciones aconsejan el menor número de trasvases para evitar la rotura de granos, no realizar aplastamientos pisando la uva en los remolques, el transporte en cajas perforadas, la utilización de recipientes de fácil limpieza para tener unas condiciones de sanidad y calidad adecuadas, y reducir el tiempo transcurrido desde la recolección de la uva hasta su llegada a la Bodega.

La vendimia mecánica, tiene la ventaja de un menor coste y duración, por lo que la maduración de las uvas es más homogénea y permite, con mayor facilidad, la realización de labores nocturnas.

<< Go back to the previous page