Blog

VUELVE EL ROSCÓN....

Y es que ya es el último, pero... ¿cómo no vamos a hacer un hueco a este manjar?. Este rico dulce se convierte en el protagonista indiscutible de la tarde del 5, después de la Cabalgata, o del 6 (durante todo el día, si se quiere). Es la receta en la que todos los hogares coinciden. En Reyes hay que comer roscón, sí o sí. Pero si te has preguntado de dónde viene esta tradición tan arraigada, te dejo un pequeño detalle de su historia "más reciente", ya que, realmente, se remonta mucho más.

El origen del Roscón de Reyes podemos ubicarlo en la Corte de Luis XV, dónde su cocinero (de origen eslavo) quiso agasajar al monarca, el día de la Epifanía, con un dulce especial de su tierra, pero con una sorpresa en su interior, un medallón que compró con la colaboración de todos los miembros del servicio. El Rey quedó tan encantado con el invento que se dedicó a propagarlo, con una moneda en su interior, entre la aristocracia francesa y europea. A lo largo del siglo XVIII llegaría a España, dónde recibió una excelente acogida. Pronto la costumbre pasaría al pueblo llano, dónde Madrid y Sevilla, se convertirían en la cuna de esta obra maestra de la repostería. Imita a una Corona Real, cubierto de frutas escarchadas, que semejan las joyas, y lleva en su interior escondida una sorpresa. Ya sabes, si la encuentras, ¡pagarás el Roscón!

<< Go back to the previous page