EL DESCORCHE: TODO UN ARTE

EL DESCORCHE: TODO UN ARTE

Abrir una botella de vino es algo sencillo si se siguen ciertas pautas no demasiado difíciles. Sin embargo, aún puede verse en restaurantes poco profesionales a algún camarero ignorar esas mínimas reglas: mueve la botella, la balancea, la sujeta entre las piernas, no corta el plomo del gollete, sirve el vino con fragmentos de corcho…

Si vamos a pagar un vino en un restaurante (muy por encima del coste que realmente tiene en Bodega) tenemos derecho como mínimo, a un servicio correcto. Se podrían admitir ciertas licencias en vinos de bajo coste, ante aquellos de mayor edad (crianzas y reservas) o importantes por cualquier otro motivo, hay que extremar el cuidado. En éstos hay que mover la botella lo menos posible y siempre en posición vertical para evitar que cualquier sedimento propio de la crianza pueda enturbiar el vino innecesariamente.

Con un cortacápsulas, con la navaja del sacacorchos o en su defecto, con un cuchillo cortaremos la cápsula por todo el borde trazando una circunferencia completa para dejar bien marcado el corte. Con esta acción se trata de que el vino no entre en contacto en su servicio con cualquier material extraño.

A continuación se accede al corcho de la botella, con movimientos suaves se inserta poco a poco el descorchador hasta llegar al tope del tirabuzón. Con cuidado, se descorcha el vino, haciendo una ligera presión con la botella sobre la mesa y tirando hacia arriba, procurando no hacer ruido. La extracción debe realizarse lentamente ya que el corcho podría romperse.

El siguiente paso es DISFRUTAR, no hay más secretos!!

 

Agregar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *