LA TIERRA HABLA A TRAVÉS DEL VINO

LA TIERRA HABLA A TRAVÉS DEL VINO

Tomar un vino suele desencadenar unas sensaciones que se van sucediendo sin interrupción durante unos minutos a través de la vista, el olfato, el gusto y el tacto, y que nos hacen apreciar las virtudes y los defectos del vino. Sin embargo, durante el proceso de la degustación nos centramos sólo en dejar que el vino exprese lo mejor de sí mismo para nuestro gusto y deleite, pero no solemos reflexionar sobre los múltiples pasos y trabajos que han sido precisos para llegar a obtener ese vino.
Viticultores y enólogos trabajan a lo largo del año para que, llegado el tiempo de la vendimia, la uva sea de la calidad deseada, y para que durante la vinificación de esa uva se respeten tanto como sea posible sus características particulares, intentando que el alma del suelo y el paisaje de la viña lleguen hasta la copa que vamos a tomar. Pero…¿qué ciencias hay detrás de ese concienzudo trabajo en busca de la excelencia que permiten saber qué, cómo y cuándo hay que hacer en la viña o en la bodega?. A mediados del siglo XX los conocimientos sobre el cultivo de la viña y sobre la elaboración del vino eran mayoritariamente fruto de la experiencia y la costumbre, actualmente los profesionales del vino poseen una formación académica y laboral basada en conceptos y métodos científicos que en sólo unas décadas han revolucionado el mundo del vino.
La relación con las universidades y escuelas técnicas ha permitido que los vinos de hoy sean mucho mejores, más sanos y más regulares que los que bebían nuestros padres y abuelos.

Agregar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *