UVAS DE MESA Y PASAS

UVAS DE MESA Y PASAS

Todas las uvas pueden comerse, pero la inmensa mayoría de las vinificables, no reúnen las características deseables para una fruta fresca y selecta, y recíprocamente sólo pocas uvas de mesa son susceptibles de dar buenos vinos, porque son muy diversas las exigencias en uno y otro caso.

Para hacer vino buscamos solamente rendimiento y calidad de los mostos, aunque este concepto de calidad sea muy complejo y varíe según la clase de vino que queramos elaborar; pero en todo caso no tiene importancia alguna la belleza del racimo, y sólo indirectamente entran en línea de cuenta su forma más o menos apretada, el tamaño de ellos y el de los granos de uva, la proporción de los hollejos, la abundancia, escasez o falta de pepitas, la carnosidad de la pulpa y dentro de ciertos límites, la época de madurez.

Por el contrario, la uva selecta para mesa debe ser bella y buena. El aspecto agradable del racimo es condición esencial y el racimo debe ser sanísimo, de bueno tamaño o muy grande, con granos sueltos, gruesos, iguales, de bonitos matices de color. Para los mercados exteriores, no es deseable un excesivo dulzor unido a demasiada escasa acidez, porque hay muchos paladares que prefieren fruta de sabor más fresco y menos empalagoso; pero no son admisibles uvas no maduras, de sabor duro, ácido, “verde”. Para la uva de mesa las condiciones de durabilidad y resistencia a enmohecidos cuentan entre las más estimables. La escasez de pepitas es deseable y alguna variedad es particularmente apreciada por carecer de ellas.

Finalmente, la época de madurez alcanza la máxima importancia, pues los frutos más tempranos o los más tardíos pueden lograr mayor demanda y precios más altos por presentarse en el mercado en épocas en que no hay congestión de esta fruta.

Agregar comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *