Ampelografía: variedades y patrones

Ampelografía: variedades y patrones

La variedad es un factor de producción determinante: cuando una variedad se cultiva en un medio perfectamente adaptado a sus exigencias y el ciclo vegetativo y fructífero se desarrolla en las condiciones más favorables, se consiguen los resultados óptimos. Cada  variedad tiene unas exigencias ecológicas bien precisas, aunque algunas son más plásticas que otras y tienen mayores posibilidades de adaptación.

En las variedades de vinificación, las bayas jugosas permiten la elaboración de vinos con buenos rendimientos enológicos, estando la calidad relacionada con las características físico-químicas del mosto. Atendiendo a la presencia de materia colorante, las variedades se clasifican en blancas, tintas o tintoreras, en casos muy excepcionales. La riqueza en azúcar del tipo y calidad del vino; aunque suele existir una relación inversa entre estos componentes, hay determinadas variedades que son capaces de compaginar altos contenidos en ambos, posibilitando así la elaboración y crianza de los vinos nobles. El sabor y el perfume de una variedad pueden caracterizar al mosto y al vino elaborado a partir de él, y es otro de los factores determinantes de la calidad.

La influencia de la variedad en el producto final se puede ver modificada por la acción de otros factores: aumento del rendimiento, medio de cultivo (clima, suelo), o tecnología vitícola pero siempre aporta su personalidad, aunque puede verse matizada, en parte, por los otros factores de producción.

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Acepto la Política de privacidad * for Click to select the duration you give consent until.